COMO LIMPIAR UNA PAELLA CON ÓXIDO

Paella Oxidada

En la actualidad, existen varios modelos de paellas que se utilizan para la elaboración de arroces y cada una de ellas, requiere de un mantenimiento para una mejor conservación de estas.

  • Paellas de acero inoxidable,no requieren ningún tipo de mantenimiento. Son fáciles de limpiar, igual que cualquier otro utensilio de cocina.
  • Paellas especiales para inducción/vitrocerámica,en las que existen diferentes modelos:
  • – De aluminio fundido,la cual, sólo con lavarla con agua y jabón neutro después de su uso, es más que suficiente para su mantenimiento. Se debe utilizar para su limpieza, una esponja y nunca utilizar estropajos metálicos. De lo contrario, se empezarán a pegar los ingredientes. Hay que tener mucho cuidado en no utilizar utensilios metálicos durante su uso, pues con estos, se raya fácilmente.
  • – De acero inoxidable antiadherente: Su limpieza es exactamente igual que las de aluminio fundido. Y por la parte de fuera, al ser de acero inoxidable, no necesitan ningún tipo de mantenimiento. Tienen una vida larguísima si se cuidan muy bien.
  • – De acero inoxidable para inducción: No necesitan ningún tipo de mantenimiento. Fácil limpieza, exactamente igual que las paellas de acero inoxidables no aptas para inducción.
  • – Especial inducción esmaltadas, su recubrimiento de esmalte vitrificado facilita su mantenimiento. Para una larga vida de uso, se recomienda no golpear dicho esmalte para evitar que se hagan salpicaduras en la base de la paella.
  • – Especial inducción pulidas, al igual que ocurre con las de acero pulido, es necesario untarlas con un papel aceitoso por toda su superficie, después de lavarlas con agua y jabón, para evitar que se oxide.
  • Paellas esmaltadas, al igual quelas de especial inducción, no requieren de mantenimiento para su conservación. Tan sólo basta agua y jabón después de uso, para conservarla como el primer día.

Cada día, su uso es mucho más extensivo ya que no requieren de cuidados de mantenimiento como hemos dicho anteriormente. De esta manera, se evita que salga el famoso oxido. Eso sí, en el momento que salte el esmalte por el interior de la paella, ya no sirve para nada. Hay que deshacerse de ella por que

  • Paellas de acero pulido: Son conocidas como las de “hierro” de toda la vida. Son las más tradicionales y para los maestros arroceros, son sus favoritas. Se dice que el famoso socarrat, no sabe igual si se hace en una paella esmaltada, (gracias a la reacción química que se produce en el acero). Otras veces, se trata de puras manías. Lo que sí está claro, que requiere de un mantenimiento especial. Después de su uso, hay que lavarla con agua y jabón, secarla muy bien con papel absorbente e inmediatamente, untarla con papel aceitoso para evitar que salga el famoso oxido.  Si quieres saber que tienes que hacer antes de usar una paella pulida por primera vez, pincha aquí.

¿Por qué las paellas se oxidan?

El oxígeno, es uno de los elementos más reactivos que existe. Sobre todo, si este se combina con el hierro. Cuando esto ocurre y entran en contacto los dos elementos, aparece una reacción química conocida como óxido.

Cuando el óxido aparece en las paellas, es porque la hemos tenido demasiado tiempo al aire libre llena de agua o no la hemos limpiado bien la última vez, dejando algún hueco sin cubrir con aceite. Al contacto con el oxígeno, empieza a aparecer en la paella, el famoso óxido.

Es por ello, qué en las zonas con más humedad, es conveniente pasarle un papel aceitoso por toda la superficie de la paella, introducirlas en una bolsa de plástico para una conservación mucho mejor.

¿Cómo podemos eliminar en las paellas el oxido una vez ha aparecido?

Seguro que, si le preguntamos a nuestros abuelos, nos dirían una serie de remedios caseros, capaces en la mayoría de casos, de sacar el óxido de paella, ya sea este bien poco o esté completamente cubierta de este.

Nosotros nos vamos a centrar en los tres casos de óxido que se dan en una paella:

  • Si el óxido sólo es de una pequeña capa fina, bastará fregar la paella con agua y jabón. Eso debería ser suficiente, si utilizamos como jabón, un producto de limpieza especial para fregar cacerolas y paellas. Sécala muy bien y aplícale una capa fina de aceite.
  •  
  • Si la capa de óxido es mucho más gruesa, puedes utilizar medio limón frotándolo con bicarbonato por la superficie oxidada y luego debes dejar actuar dicha combinación, por un espacio de tiempo de 5 minutos. Después, lava la paella con agua y jabón, sécala bien y aplícale una capa de aceite para su correcta conservación.
  • Y si el óxido está por toda la superficie y es de capa gruesa, entonces debemos de actuar de la siguiente manera:

Pon la paella al fuego (potencia medio), llenara de agua y añade una tercera parte de vinagre blanco junto con un puñado de sal. Cuando comience a hervir, déjala por un espacio de tiempo de 10 minutos. Concluido el tiempo, tira el agua (cuidado con no quemarse), y friega la paella con un producto de limpieza especial para cacerolas y paellas con un estropajo de acero inoxidable (nanas). Sécala muy bien y sin perder tiempo, aplícale una capa fina de aceite.

Las paellas, una vez limpias y cubiertas con una película fina de aceite, deben guardarse en una bolsa de plástico y en un sitio dónde no haya humedad en el ambiente. Si las guardamos en dónde haya cierta humedad, por poca que sea, corremos el riesgo que aparezca el dichoso óxido.

Recordar que las paellas de acero pulido, deben tratarse inmediatamente después de su limpieza, con una fina capa de aceite. El contacto del acero con el oxígeno, produce la aparición del óxido. Si procuramos hacer un buen uso de la paella y un magnífico mantenimiento, tendremos paella por mucho tiempo.

Deja un comentario